Facebook Twitter Instagram Pinterest Bloglovin

jueves, 31 de diciembre de 2015

2015, un año complicado.

Fotografía de Luis Tenza para Blog Mi Boda y Mi Boda Rocks
puedes ver el editorial completo pulsando aquí

2015 no ha sido un año fácil.

Conocí el mundo nupcial en 2011, cuando comencé a preparar mi boda. En mayo de 2012 inauguré el blog y en octubre de ese año ya había organizado mi primer showroom nupcial, en el cual puse en contacto empresas con las novias y novios 2.0. que seguían mi blog.

Comencé 2013 fundando Mi Boda Rocks con mi socia Cristina. Ese año editamos los primeros números de Mi Boda Rocks Magazine, organizamos las primeras ediciones de nuestro showroom Mi Boda Rocks Experience, publicamos la Guía de Empresas recomendadas y lanzamos nuestra primera caja regalo para novias.

Desde entonces hemos ido perfilando nuestro proyecto. Un proceso que nos ha llevado a acertar en algunas ocasiones y a equivocarnos en otras muchas. A caer y a levantarnos. A madurar profesionalmente, en definitiva.

A nivel personal el cambio de chip, de novia a profesional, me ha costado un poco. Me doy cuenta ahora, con la perspectiva de los años.

Tres años después de mi boda la euforia y la emoción que sentía con los preparativos no está presente, ya no veo el sector como novia sino como profesional. Me ha costado adaptarme, pero me doy cuenta que el cambio me ha venido muy bien para tomar distancia, templar el ánimo y centrar mi esfuerzo en el trabajo.

Este cambio por fin ha tenido reflejo en el blog. Después de 3 años de pensarlo mucho, por fin en junio decidí cambiar el nombre del blog, el contenido y el continente, te lo expliqué con detalle aquí.

El cambio me ha dado mucha tranquilidad, entro en el blog y me siento identificada con lo que veo. Es mi yo actual, mi yo profesional.

Apostar por escribir menos ha sido un acierto. Ya no tengo la necesidad de escribir cada día, no quiero tratar los mismos temas una y otra vez. Me aburre, no me aporta nada y me resta tiempo, tanto para dedicárselo a otras áreas más rentables de mi trabajo como para estar con mi familia.  Prefiero anteponer la calidad a la cantidad.

2015 ha sido también el año de mi flechazo absoluto por Instagram, es mi red social preferida, a la que más tiempo dedico (si te apetece puedes seguirme pulsando aquí).

Esos son algunos de los highlights de 2015. Los puntos negativos han sido los ataques de reputación (puedes ver lo que son pulsando aquí), las situaciones enquistadas - que originan días de la marmota que dan mucha pereza - y las decepciones. Sobre todo las decepciones que han llegado de personas en las que confiaba, que son siempre las decepciones que más duelen.

De la última decepción aún estoy recuperándome, así que el cambio de año me pilla un poco tristona.

¿Sabes una cosa? este año no voy a hacer lista de propósitos. No quiero más decepciones.

Este año prefiero quedarme con la idea de que tengo un lienzo en blanco delante, 365 días listos para ser descubiertos.

Un año entero al que sólo pido salud, felicidad y trabajo para mi familia y para mí.

Y por supuesto, también para ti ♥.

Gracias, siempre, por estar ahí.