Facebook Twitter Instagram Pinterest Bloglovin

martes, 12 de noviembre de 2013

Un lunes muy lunes

12 de noviembre de 2013

Pensaba dejarlo pasar porque, total, ¿quién no tiene alguna vez un lunes muy lunes?

Hay personas que tienen lunes muy lunes todas las semanas. Pero yo no. Yo tuve un lunes muy lunes ayer.





También es verdad que el lunes tan lunes se empezó a cuajar durante el fin de semana. Un fin de semana que debería haber sido muy especial para Javi y para mí.

Las que tenéis peques me entenderéis: pareja con niña de 3 años = 3 años sin un fin de semana romántico (a la enana nos la llevamos hasta de luna de miel).

Después de 3 años sin pasar un finde solos, por fin el fin de semana pasado teníamos un plan guays de Paraguays: cena romántica + noche en la Suite del hotel en el que celebramos nuestro Banquete de Boda el año pasado + desayuno la mañana siguiente.

El pack forma parte de la contratación de nuestro Banquete de Boda. Es decir, no es un regalo, lo hemos pagado (sip, ya se que te lo venden como un regalo, pero cuando forma parte de tu contrato de Banquete de Boda no es un regalo, es algo que te tienen que dar sí o sí y en los términos que figuran en el contrato).

Pues nada, hablo con la familia, organizamos quién se puede quedar con la enana, preparamos la maleta, cotilleamos en el Metrópoli qué planes chulos hay el finde en Madrid, madrugamos para llevar la enana a casa de sus primos y quedarnos un rato con ella antes de irnos (no está acostumbrada a que la dejemos con nadie y como que te da cosa llegar y marcharte sin más), se la dejamos a mi hermana y a mi cuñado y salimos pitando para el hotel.

Aparcamos, ponemos el numerito (primer error: el sábado era fiesta en Madrid y no hacía falta pagar) y nos dirigimos al hotel.

Para resumir os diré que después de 40 minutos esperando de pie en la recepción del hotel resulta que alguien olvidó reservarnos la Suite y el hotel estaba completo, no teníamos Suite.

Os podéis imaginar la decepción.

El enfado vino después, cuando nos ofrecen alojarnos en un espacio similar a una suite ...... Espacio que no figura en la web del hotel. Espacio que está en otro edificio. Espacio en el cual si quieres bajar a desayunar tienes que salir a la calle, rodear un edificio y entrar en el hotel por la puerta principal para subir a la zona de desayunos (!!!).

Espacio similar a una suite pero sin las amenities de la suite. Espacio helado como un témpano.

Espacio en el que uno se imagina que se alojan empleados del hotel (porque, si no lo anuncian en su web ¿quién reserva esos apartamentos anexos al edificio principal del hotel?).

Me pregunto, ¿tratándose de una cadena no era posible buscarnos una Suite en otro de sus hoteles en Madrid?

Como veis, una vez más no doy el nombre del hotel. No lo di el año pasado cuando me casé, porque ya entonces sufrimos una decepción muy grande y una es consciente de lo mala que es la publicidad negativa en redes sociales y total, un error lo tiene cualquiera (ya es mala suerte que todos los errores los tengan con nosotros, manda pelotas ....).

El hotel nos ofreció pasar la noche en ese espacio (en el que no queríamos estar), cenar y volver en otra ocasión a disfrutar de la Suite. Lo valoramos pero para cuando nos llamaron ya estábamos de camino a recoger a Noa y sobretodo, ya nos habían arruinado el día.

Un fin de semana como ese es para vivirlo con ilusión, no es para vivirlo echando pestes del hotel, pensando que te están metiendo en un espacio para empleados (sea o no verdad, esa es la sensación que nos dio) y que estarías mucho mejor en tu casa. Para eso te vas a tu casa.

Nosotros pagamos por una Suite y queríamos una Suite, no un espacio similar.

Bueno pues nada, fuimos a por Noa y nos marchamos a casa con el ánimo por los suelos, porque para nosotros no era una simple noche de hotel lo que habíamos perdido.

Llego a casa y abro el mail: tengo un correo de la empresa que lanza el sorteo el lunes. Prefieren lanzar el sorteo más adelante.

Esto es algo que pasa frecuentemente. Normalmente no pasa nada, escribo otro post y listo,  pero esta vez me pilla tan de bajón que no me inspiro para escribir otro post, ni siquiera uno explicando lo que ha pasado.

Llega el domingo. Me levanto de bajón todavía. Este domingo se supone que me iba a levantar en una Suite e iba a disfrutar un superdesayuno genial.

Noto algo raro en la cara, como un cosquilleo. Voy al cuarto de baño, me miro en el espejo y ....... un pedazo de grano gigante, pero gigante me ha salido justo en medio de la nariz.

Un grano rojo como un pimiento y enorme. Como si una avispa me hubiera picado justo en el centro de la nariz.


Un domingo perfecto de un fin de semana perfecto.

Llega el lunes. No tengo post, pero estoy contenta. Tenemos reunión Editorial, estamos finalizando el nuevo número de Mi Boda Rocks, que saldrá a finales de este mes.

Dejo a la enana en el colegio y voy a la Renfe.

Uy cuánta gente ¿hay una avería?

No, hay Huelga.

2 horas y media después llego a Majadahonda.

2 horas y media después

Como si me hubiera ido a Barcelona.

Ayer fue un lunes muy lunes, hijo de un fin de semana para olvidar.

Hoy es martes.

A las 10:00 h me espera el Dentista.