Facebook Twitter Instagram Pinterest Bloglovin

sábado, 24 de noviembre de 2012

Mi boda gratis presenta a: Esther Calma y sus zapatos para novias cañeras


Hijas he pensado mucho cómo escribir este post, no sabía si hacer un cuqui post en plan bloguera de mundo o contaros la realidad real. Y al final he decidido contaros la realidad real porque con alguien tengo que compartirla y con quien mejor que con vosotras.

Una no es una bloguera de mundo. Ya se que hay muchas blogueras a las que invitan a eventos, van y se hacen fotos con diseñadores y lo viven todo como supernormal y guay. A mí no me había invitado un diseñador a su desfile en la vida.

Cuando Esther Calma me envió un mensaje directo en Twitter para decirme Hola Sonia! El viernes tengo desfile en el Puerta de América. Te apetece venir? Un beso, q tal todo?” casi se me caen los palos del sombrajo. Rápidamente le contesté con un elegante y maduro twett: SIIII!!! a que hora es?? Me encantaria ir!” al cual Esther me contestó Es a las 22.30 hr. VEEEENTE!! Muaaaa”

Para que os hagáis una idea de cómo son mis viernes por la noche os diré que hoy es viernes y estoy escribiendo esta crónica. Yo tengo una niña como ya sabéis (mi Noa, de ahí viene mi nombre bloguero Sonia deNoa; soy como la madre de la Pantoja, o como la madre de la Tamara (la mala)).

Total que para mí los viernes son sinónimo de bañar a mi enana, darle de cenar y ver el Sálvame Deluxe (lo que tengo puesto ahora mismo en la tele, aunque lo tengo sin sonido porque me pone de los nervios el Coto), así que de repente visualizarme un viernes noche en un hotelazo de lujo, como es el Hotel Puerta de Américaasistiendo a un desfile de moda, pues me pareció un plan Sexo en Nueva York total.

Así que nada, hablé con mi marido (cómo suena, cuesta acostumbrarse) para que se encargara él de acostar a nuestra niña esa noche, movilicé a la Patri (mi hermana mayor) y nos hicimos nuestro planazo guay para el viernes. Al final tuvimos suerte y se vino también con nosotros Oscar, el novio de la Patri, y nuestro superamigo Villa.

Nada más llegar al Puerta de América nos encontramos con un pedazo de tío impresionante que nos enseña a coger el ascensor (son muy del espacio los ascensores de ese hotel, hacen falta instrucciones). El tío lleva un uniforme que le queda pegado-pegado y tiene unos ojos verdes del copón. Para rematar abre la boca y nos dice “el desfile es en la planta treggce” con una voz profunda y un acento francés que mi amigo Villa y yo nos miramos y pensamos lo mismo: “a tí te metía yo en el ascensor para que me hablaggas en fraggces hasta la planta treggce”

Cuando llegamos nos dio un poco de cosa porque no se qué me esperaba yo de un desfile pero desde luego lo que vi no me lo esperaba. Había un ambientazo impresionante. Esther había reservado la última planta del hotel y estaba hasta arriba de gente. Pero no de gente normal. De gente molona. Es que no se cómo explicarlo, eran como avatares, tíos y tías altísimos, superdelgados, modernos, trendys, gente guapa o como lo queráis llamar.

Pensareis que me sentí como pez fuera del agua. Pues no. Me encanta mirar a la gente así que me sentí como cuando era pequeña y veraneaba con mis padres en Murcia, que nos ibamos por la noche al paseo marítimo con una bolsa de pipas a ver pasar a la gente y comentar las pintas que llevaban. 

Ir a un evento de estos es un momento portera total. Os recomiendo que si alguna vez vais a alguno lo hagáis acompañado de algún amigo o amiga porque os lo pasáis genial viendo a la gente y comentando los estilismos. Mola un montón

Pero lo más molón fue el desfile. Como llegamos muy tarde, a punto de empezar el desfile, pues me las vi y me las desee para encontrar un buen sitio para hacer fotos. Tuve que dar codazos, empujar y hacerme hueco como pude (consejo: si tenéis blog y vais a hacer crónica de un desfile ¡id con tiempo para pillar buen sitio!). 

Uno de los avatares se me puso en medio, tipo portero de discoteca. Yo sólo le veía el estómago y un chaleco de peluche (!) miré hacia arriba y vi un tio superguapo pero con pinta de "sobrado-soymolón" que me chirrió inmediatamente, así que le dije en plan maruja “¿qué?, ¿te apartas y me dejas pasar?” señalando mi cámara de fotos y la zona del desfile. Se quedó como muy sorprendido de que su belleza no me impactara, me miró como pensando “¿y esta maruja enana qué hace aquí?” pero se apartó y al final conseguí ponerme en un lugar más o menos bueno justo cuando empezaba a sonar la música del desfile (eso sí, me tocó estar en cuclillas durante todo el tiempo así que he tenido agujetas durante toda la semana)

Bueno un desfile es acojonante. Al menos los desfiles de Esther Calma lo son


Se apagan las luces, empieza a sonar música (heavy!! me encantó!!) y empiezan a desfilar las modelos con una actitud impresionante.


Los zapatos de Esther Calma no son zapatos normales. Son zapatos para una tía cañera, no hay más que verlos



No son zapatos para pasar desapercibida y el desfile no pudo estar mejor diseñado.

Estos zapatos rojos para una novia que quiera destacar me pirraron 

Y estos azules también me pirraron, son el "algo azul" perfecto para el outfit de una novia original

 Todo: vestuario, modelos, música ... iba acorde con el tipo de zapato que diseña Esther.


Me encantó el desfile. Según iban saliendo las modelos (buenísimas, no eran las típicas modelos guapas que esperas ver, eran tías diferentes, raras, con una actitud cañera que moló un montón) e iba cambiando la música cada vez te iba dando más subidón.


Cuando terminaron de salir las chicas hicieron algo que sale mucho en la tele: una especie de rueda de reconocimiento en la que salen las modelos en fila india y pasan rapidamente delante de tí. 

Una vez que acaba dos de ellas salieron con Esther a saludar y la vi guapísima y superfeliz.

 Esther se te veía pletórica y no me extraña porque el desfile fue la caña

Chias soy supermala cronista porque hijas, se que había gente famosa, lo se porque vi que les entrevistaban y hacían fotos, pero la verdad que no me enteré de quienes eran. Creo que era una cantante y una presentadora de la tele, algo supernormal porque los zapatos de Esther Calma son muy conocidos en el mundo del artisteo (que diría mi madre), aquí podéis ver las famosas que llevan sus zapatos

Bueno pues cuando el desfile acabó fui a buscar mi gente, que los había dejado atrás cuidándome el bolso y el abrigo mientras yo iba en plan kamikaze a buscar sitio para hacer fotos (por cierto sorry por la calidad pero una no es fotógrafa, hace lo que puede) y llegó el momento Sexo en Nueva York: nos dieron una copa de champagne rosado.

Yo no bebo champagne hijas. No me gusta nada. En Navidad como mucho bebo sidra. Pero ese champagne, que no se de qué marca era, ¡estaba buenísimo! (o igual puede que fuera fruto del momento guays por lo que me pareció que estaba buenísimo, pero el caso es que me bebí la copa y me entró una alegría impresionante)

Foto hecha por mi amigo Villa con su móvil

Con mi alegría burbujeante dentro me fui a dar otra vuelta acompañada de mi cámara de fotos. Y fiché otro momento de los desfiles: las modelos salen a compadrear.

Salen y posan para la prensa y los blogs (eramos un wevo de blogueras, el resto eran blogueras de moda)


Mola un montón ese momento porque te da la oportunidad de hacer mejores fotos de los zapatos



 Los primeros de la izquierda, con el dragón en la parte de atrás, me pirran

El modelo coletas con un lazo de tul! es superbodil, me encantó Esther

Estando ahí haciendo fotos vi pasar a Esther y no se, me dio cosa interrumpirla, me sentía yo demasiado poca cosa habiendo tanta prensa, famosos y gente molona. Pero claro pirarme sin decirle nada también me parecía como de muy mala educación. Así que nada le toqué el brazo un pelín y cuando se volvió le dije toda cortada“soy la de Mi boda gratis, sólo quería felicitarte un segundín” e hijas qué ilusión me hizo cuando me dijo “¡¡¡Sonia has venido!!!” (¡se acordaba de mi nombre!) me dio dos besos y me dijo “¡luego nos vemos!”

Pero ahí yo ya miraba de reojo mi reloj porque se me hacía tarde. Ya se que pensaréis que joer, después de un desfile uno se va de copas hasta las tantas. Weno, igual uno que no tenga hijos lo hace pero yo tengo una enana que a las 7:00 h de la mañana está gritando “¡¡¡MAMAAAA!!” así que pensé que no me daría tiempo a verla más

¡Pero sí que me dio tiempo!

Justo cuando ya nos ibamos vi a Esther posando con los blogueros! Me dio corte de nuevo porque pensé que joer, ¿pero qué bloguera soy yo si en su mundo de moda no me conoce ni pirri?. Pero Esther me vio y me dijo “¡ven, ven!” mientras me hacía un gesto con el brazo para que me pusiera a su lado para hacernos una foto

 Como véis ella sale guapísima y yo salgo ... pues yo jaja

En fin, que me lo pasé genial. Fue un lujazo poder ver los zapatos de Esther en vivo y en directo. Ya había tenido la oportunidad de llevarlos en mi sesión de fotos preboda porque me prestó un par pero poder verlos todos fue un momentazo que me pirró

Desde luego no son zapatos para pasar desapercibida, son zapatos para una novia cañera y especial (o una invitada a boda), pero no me digáis que tanto si queréis llevar un zapato de color blanco como un zapato de color azul, rojo o de cualquier tono no son unos zapatos únicos y superespeciales

Os dejo la web de Esther Calma para que podáis echarle un vistazo y también su Facebook, para que podais estar al tanto de todo lo que hace y chicas ¡si alguna se decide a llevar unos Esther Calma en su boda que les haga fotos y me las envíe que me encantaría ponerlas en el blog!

¡Muchísimas gracias Esther por invitarme a tu desfile! 

¡y muchísimas gracias a mi Patri, su Oscar y nuestro Villa por compartir el momentazo conmigo!

Esther se que mi crónica no es una cuqui crónica, ni una trendy crónica, ni una cool crónica. Es una marujicrónica y no hace honor a tu desfile, pero es que ha sido un momentazo en mi vida de bloguera, es la primera vez que me invitan a un desfile y me hacía ilusión compartirlo con mi gente, mis amigas que me leen y también porque una al final se toma el blog como un diario de lo que le pasa, así que al final siempre hago lo mismo: escribir para mi misma, para poder revivir el momento cuando vuelva a leerlo dentro de un tiempo.

En fins, que así fue y así lo hemos contado: la primera vez que un diseñador invitó a la de Mi boda gratis a su desfile (después de esta crónica seguro que es la última ajaja)

Un beso guapas ¡y feliz sábado para todas!