Facebook Twitter Instagram Pinterest Bloglovin

sábado, 23 de junio de 2012

Un día genial en Telemadrid

Me encanta la ChoniCrónica de hoy porque es muy visual. A diferencia de las otras veces que me han entrevistado en la tele, esta vez hemos podido hacer las fotos que nos ha dao la gana y eso está guay. 

Está guay porque mantuvo a raya mi modo Ana Obregón  (ese que me obliga a  hacer fotos de todo lo que me pasa para luego poder demostrarlo, porque algunas cosas son tan raras que creo que si no tengo fotos para demostrarlo no me va a creer ni pirri cuando las cuente).

Y está guay porque me lo pasé genial con mi prima Esmeralda (Cuca pa la family), que es una ChoniFotógrafa que te cagas y encima me viene la tía toda preparada con un bolso de guerrilla que me dejó flipada: abanico por si hace calor, libretita para tomar notas, peine, desodorante, chicles para el mal aliento (no vaya a ser que la gente nos lo notara), plano de metro por si se tenía que volver en transporte público, 2 pares de gafas por si las moscas, el reader por si se aburría ...... amos que cuando abrió el bolso casi me saca una tienda de campaña. Hija Cuqui vales un potosí, contigo puedo ir al fin del mundo que no nos pilla en bragas.


A mi prima Cuca la llamé la semana anterior para preguntarle si le gustaría acompañarme ese día. 

Veréis os cuento cosillas de la tele por si algún día os llaman para ir (hijas no lo veáis tan raro porque yo en la vida me hubiera imaginado haciendo entrevistas en la tele y mira, ahí voy como si fuera una ChoniFamosa). 

Weno a la tele normalmente te dejan ir con un acompañante. Hay veces que te lo dicen ellos mismos "vente con alguien si quieres" y hay otras veces que lo tienes que preguntar tú. Yo la verdad es que no lo pregunto, siempre informo: "oyes que va a venir conmigo mi hermana (prima, amiga, etc) porque soy muy nerviosa y necesito hablar con alguien antes de salir" y siempre te dicen "claro mujer, vente con quien quieras"

Pero no hay que engañarse, "con quien quieras" es siempre 1 persona, no puedes ir con quinientas personas en plan  familia gitana (que es lo que a mí me gustaría hacer, yo me llevaría hasta a la agüela para compartir el momento).

Weno pues yo para ir al programa de Ana Rosa Quintana se lo dije a mi hermana Patricia, que nos lo pasamos genial cotilleándolo todo, os lo conté aquí

Para grabar mi día prity woman con Noticias Cuatro se lo dije a mi amiga Sara, que lo pasamos genial juntas y encima la sacaron en la tele porque grabó unas escenas conmigo. Os lo conté aqui

Y para ir a Telemadrid se lo pedí a mi prima Cuca. Yo os recomiendo siempre que se lo digáis a una persona que no tenga ningún interés particular en ir con vosotros, más que vivir el momento y acompañaros. Os lo digo porque una se pone de los nervios y yo al menos lo que necesito es alguien que me escuche (porque hablo como una cotorra de los nervios que me entran), que se ría conmigo (me entra la risa floja por todo) y que le pirre cotillear como a mí ("otia mira ese es Jose María Iñigo"). 

Vamos una persona que viva el momento y no te esté poniendo de los nervios antes de entrar ("acuérdate de decir esto" "di lo otro"). Porque encima la gente se cree que en la tele tú controlas todo, que tienes unas tablas del copón como para acordarte de decir mil cosas en 2 minutos y que te van a dejar hacer lo que te de la gana.

Y no señoras. En Telemadrid por ejemplo una de las cosas que me dijeron antes de salir (en realidad la única que me pidieron) es que no dijera ninguna marca comercial

Que hablara a nivel humano de mi experiencia pero que no contara dónde me habían tocado los premios.

Así que cuando hablé de mi vestido de novia no pude decir que lo había ganado gracias a TodoBoda, que mi crucero era de Iberocruceros, las invitaciones de Dosdel78, los zapatos de LODI, de echo no me dio tiempo ni a hablar de mi Wedding Planner ni del último premio que he ganado y que es un sueño de infancia hecho realidad: mi Rolls Royce, que nos regala Vintage & Classic Group y del que os hablé aquí la semana pasada.

Es una pena porque yo creo en eso de "es de bien nacido ser agradecido" pero cuando no se puede, no se puede y no está en mi mano que se pueda. En la tele yo no decido.

Encima de que me hacen un favorazo invitándome a su casa, si lo único que me piden es "por favor no digas marcas", pues hijas a mí me gusta ser educada y hacer lo que me piden. Y por eso me sentí un poco mal porque se me escapó el nombre de La tienda Americana cuando hablábamos de mi tarta de boda. Espero que a Pilar, la redactora de Telemadrid con la que he hablado todo el tiempo, no le haya importado. 

Pilar hija me salió el nombre de forma natural, mientras contaba la historia de la tarta, se me escapó sorry.

Diréis que para ser una ChoniCrónica visual vaya parrafada estoy pegando y casi no pongo fotos. Pos ahí van las siguientes, señoras!! ¡en maquillaje!


Uno de los motivos por el que estoy tan encantada con mi experiencia en Telemadrid es que ha sido todo super relajado. La gente es como más familiar y el ambiente allí es buenísimo. Encima pregunté por las fotos y me dijeron "ah sí! tú haz todas las fotos que quieras" y además ¡dejaron a mi prima venir conmigo a todas partes! (en Telecinco por ejemplo a mi hermana Patri no la dejaron entrar en maquillaje ni venir al plató,  se quedó en la sala VIP todo el tiempo)

Así que la Cuqui se vino conmigo a maquillaje y peluquería y vio todo el proceso de chapa y pintura. Estuvo genial porque me lo tomé como una prueba de maquillaje de boda, y a diferencia de mi primera prueba de maquillaje de boda que os he contado aquí ("¿Por qué parezco un oso panda?") en mi otro blog en TodoBoda , pues esta vez fue todo genial. Qué diferencia hijas, aunque vista en directo me notaba el maquillaje como muy subido, muy naranja, pues el caso es que tanto en la tele como en las fotos normales que me hice con el móvil me vi un maquillaje supernatural, me encantó. Porque era natural pero con los ojos marcados, como a mí me gusta (marcados pero sin parecer un oso panda).


Esta foto le encanta a mi prima Cuqui, dice que es una foto perfecta de nuestro día "I love primas".

Una vez que acabamos con chapa y pintura nos fuimos a la Sala VIP ........ y nos mantuvimos como unas tías elegantes hasta que vimos el cartel de Sala VIP en la puerta. 

Madre mía, mi modo Ana Obregón se puso a tope y nos hicimos unas fotos las dos, con unas risas histéricas que no veas por estar haciendo el numerito en Telemadrid (la sala VIP está pegada a la cafetería y era hora del desayuno así que allí estaba medio Telemadrid desayunando y nosotras dos haciéndonos fotos en una puerta)


La sala VIP de Telemadrid es muy cuqui, tiene 2 sillones rojos y 2 sillas. Además hay una zona con una barra libre y hay café, agua y pastas. Yo café no quise por si me manchaba pero agua y pastas sí que cogí. 

Tuvimos un momento de choninervios porque joer, llegamos y había 2 señores sentados en los sillones rojos así que sólo quedaban las 2 sillas ....... y éramos 4 personas: Jose María Iñigo y su acompañante y mi prima y yo. Y 1 hora todavía para salir en antena.

Mi mente choni funcionó a toda prisa y como Jose María Iñigo se había lanzado sobre las pastas le dije a la Cuqui "corre pon los bolsos en las sillas" pero hijas yo tenía que ir al baño. Así que nada, le susurré a la Cuqui "darling te dejo aquí mi bolso y no te vengas, pa que no nos quiten las sillas"

Bueno pues cuando vuelvo el acompañante del Jose María Iñigo se había sentado en mi silla!! ¡¡pero weno hombre qué es estooo!!

Me dijo mi prima que cuando me fui le preguntó Jose María Iñigo si podían coger mi silla (?) y claro les tuvo que decir que sí. Luego se fueron los del sillon rojo y el Jose María se sentó en uno y su acompañante se quedó en mi silla, hasta que llegué yo y entonces se pasó al otro sillon rojo.

Se que estos detalles no os importan pero hijas, es que me pareció muy poco caballeresco y superchoni. Porque si es choni poner un bolso en un asiento para reservártelo .......... que un caballero le diga a una señora "me quite usted el bolso que me quiero sentar" es choni  elevando a la máxima potencia. Así que ya veis, no sólo somos chonis las de Fuenlabrada, los pijos también lo son.

Al rato de este incidente, que por supuesto mi prima y yo diseccionamos como marujonas que somos, vinieron a buscarnos para ir al plató. Ay qué nerviossss!!!. Pero hijas allí todo el mundo es supersimpático.

Se me ha olvidado deciros que mientras estábamos en la sala VIP comiendo las pastas y poniendo verdes a los pijos vinieron varias periodistas de Telemadrid a preguntar "¿tú eres la de la boda? nos tienes revolucionadas en la redacción!", hijas qué majas. Soy consciente de que no tienen necesidad de ser amables conmigo, de que ellas ven historias curiosas todos los días en su programa y que mi historia es una más, así que les agradezco la amabilidad que tuvieron. Es muy bonito que alguien te diga que le gusta tu historia y que veas que te lo dice de corazón. Se lo agradezco a todo el mundo porque es un recuerdo que me quedo para toda la vida. Está lo que se ve en la tele y lo que no se ve y esto no se vió pero para mí fue uno de los momentos más bonitos de ese día. 

Muchas gracias a Noelia, a Pilar y a todas sus compañeras de redacción y producción. Habéis sido un encanto de personas, nos habéis tratado superbien a mi prima y a mí y os lo agradezco de corazón.

Weno pues os decía que nos fuimos al plató y allí lo que hacen es que te ponen un micro inalámbrico con  su petaca. A mí eso no me pone de los nervios porque yo trabajaba de soporte técnico de sonido industrial así que he hablado con micros inalámbricos la weva de veces.

Y nada, esperas un poquito y al ratín viene un regidor majísimo y te dice "vente conmigo", te coloca en tu sitio y te da unas pautas "cuando Marta acabe la entrevista se va a mover hacia un lado, tú quédate quieta hasta que cortemos para publicidad"


(en la primera foto estoy de los nervios mirando el plató y pensando "mae mía lo voy a hacer fatal")

Y ahí que te quedas plantada, mirando al entrenador personal que estaban entrevistando antes que a mí (jum jum). Hasta que llega Marta Robles, que es una tía impresionante de guapa en directo y con un tipazo y una altura que lo flipas, y empieza a entrevistarte.


Yo en las entrevistas lo que intento es no mirar nunca a la cámara porque cuando lo hago me quedo como un ciervo deslumbrado, paralizada. Así que lo que hago es mirar a la persona que me pregunta y hablar con ella como si estuviera hablando con una vecina. Hago eso porque si intento controlar mi forma de hablar, mi forma de gesticular, lo que voy a decir ....... son tantas las cosas que tienes que controlar (y además acordarte de no decir marcas y de mencionar a todo el mundo que quiere que le menciones al mismo tiempo) que hijas, yo lo veo absolutamente imposible.

Así que ya en mi primera entrevista decidí que aunque no quedara glamouroso, aunque quede choni ......... en la tele voy a ser yo misma. Hablo como hablo normalmente; digo tres mil veces "hija", o digo "mu" en lugar de "muy". Luego me oigo y digo "pero madre mía ¿yo hablo así?" ...... y síp, hijas mías, hablo así. Sé que no es fino, sé que no es glamouroso, pero sé que he sido yo misma y que para lo bueno o para lo malo pues no podré nunca decir que no me reconozco. Si el resultado es bueno y a la gente le gusta pues genial ...... y si la gente piensa que vaya choni y vaya tía cutre - malhablada ...... pues también. 

Prefiero ser natural y normal que ir de glamourosa y ser una siesa en la entrevista. Porque si intentas controlar tanto lo que vas a decir al final no hablas y si lo haces eres una aburrida de cohones

Lo se porque soy teleadicta y a mí las tías glamourosas me aburren, sobretodo las glamourosas que se lo hacen. Porque si eres de barrio fino y vas de pija (tipo la Tamara, la hija de la Preysler) pues es normal, no te estás haciendo la pija, es que lo eres y mola verlas hablar así, yo me meo con la Tamara

Pero ir de pija si eres de barrio obrero me parece de lo más cutre del mundo. En la vida hay que ir de lo que eres, y a mucha honra.

Weno pues en la entrevista con Marta Robles me lo pasé genial, fue amabilísima conmigo y me hizo ilusión que me preguntara cosas que nadie me ha preguntado, como porqué me llamo Sonia deNoa en internet o cuál es la edad de mi niña. La vi muy persona, muy madre, y me gustó (me hizo las típicas preguntas que nos hacemos las madres cuando nos conocemos; me pareció muy normal, muy maja). 

También le agradezco en el alma que dijera que busco trabajo. Me pareció un detallazo por su parte porque, aunque no me salga trabajo, el caso es que ella lo dijo y la buena intención hay que agradecerla de corazón. 

Mil gracias Marta Robles por desearme que encuentre trabajo pronto, para una parada de larga duración que está deseando currar y que lo necesita es un pedazo de detalle. Muchísimas gracias.

Y nada, una vez que acabó la entrevista y cortaron para publicidad mi prima me hizo una foto con todos mis regalitos puestos (detrás de mi podéis ver la guirnalda con el nombre de mi novio y mio, igual a la que sorteamos y que podéis ganar aquí) y luego ya movieron las mesas enteras a un lado para que pudieramos desmontarlo todo y guardarlo.


En ese momento (cuando acabas la entrevista) tú no tienes consciencia de cómo lo has hecho porque has estado tan centrada en la entrevista que no sabes si lo has hecho bien o mal. Si has hablado muy rápido y no te has explicado bien o no. 

Estás atacada, de verdad. Y se agradece un montón que venga la gente a decirte que lo has hecho bien. Será o no verdad, pero hijas, que la gente se amable y te diga que lo has hecho bien es de agradecer.

Me hizo mucha ilusión que tanto Noelia como Pilar me dijeran que lo había hecho bien y bueno, encima dos de los colaboradores de Marta Robles:  Mario Caballero y Nuria Richart, que están con ella en la mesa de debate, vinieron a felicitarme. Me dijeron que les había encantado mi entrevista y que lo había hecho superbien, que ójala encontrara trabajo. Hijas qué maja es la gente en Telemadrid, qué normales y qué buenas personas.

Y nada, la Cuqui y yo, con ayuda de las personas de producción de Telemadrid nos pusimos a recogerlo todo y llamaron a la persona que nos había traído desde Fuenlabrada a Telemadrid (un tío majísimo) y nos llevó a casa. 

Subimos a dejar las cosas y le dije a mi prima Cuqui que teníamos que celebrarlo por todo lo alto. Así que nos fuimos al chino de mi barrio.


El chino de mi barrio pertenece a una familia china que tiene media manzana. Son los dueños del restaurante chino, de la tienda de ropa molona que está justo en frente, de la cervecería madrileña (te ponen la mejor oreja a la plancha y los mejores callos a la madrileña de todo Fuenlabrada y encima te entra en el precio de la cocacola, la ración va incluída) y por supuesto, de la peluquería de la que hablo en "¿Por qué parezco un oso panda?"

Encima está to junto, así que cuando llegamos al restaurante chino le dije a mi prima "mira ahí es donde me hice mi prueba de maquillaje de boda de la que he hablado en internet", y le hizo gracia verlo.

Y nada chicas, después de comer mi prima enfiló al metro para irse a su home y yo enfilé a la guarde a recoger a mi niña. Y welta a la vida normal. 

Muchas me habéis preguntado por mis superinvitaciones de boda porque las habéis visto en el video de Telemadrid, weno pues mañana voy a hablar de ellas en mi "Domingos de Homenaje". Son unas invitaciones únicas, yo no he visto unas iguales por ningún lado, así que mañana os lo cuento con todo detalle y os digo dónde podéis encargarlas.

Hasta mañana guapas, muchísimas gracias por estar ahí y por leerme. No me da tiempo a responder a todos los comentarios porque hijas no os hacéis a la idea de cómo tengo el buzón de correo electrónico de Mi boda gratis. Me paso el día respondiendo correos electrónicos. 

Pero os leo guapas. Os leo a todas y me hace muchísima ilusión que participéis en mi blog, que escribáis en mi facebook. Me hace ilusión conoceros un poco a través de vuestras respuestas, saber que sois chicas normales, como yo y que me leeís, que no escribo para el aire.

Muchas muchísimas gracias por estar ahí, de corazón.